lunes, 9 de mayo de 2011

Manifiesto contra Universia


Día tras día, a nuestro alrededor, vemos las consecuencias funestas que trae el sistema capitalista: injusticia, paro, miseria, exclusión… Un lugar como la universidad, antaño considerada la principal institución generadora de saberes, tampoco ha quedado a salvo de las fauces de los depredadores capitalistas.


Este curso, tras la plena aplicación del llamado Espacio Europeo de Educación Superior, que responde a la política neoliberal impuesta por la OMC para mercantilizar los servicios básicos de los que se pudiera obtener beneficio privado, estamos viendo cómo Bolonia no es tan bonita como nos vendieron en un principio: los continuos recortes en educación y los gastos que conlleva la aplicación del plan Bolonia han servido como trampolín para las empresas, que se están enriqueciendo gracias a la legislación que les permite lucrarse con el pensamiento.


Esta legislación es la llamada Estrategia Universidad 2015, fase final del EEES en el estado español. Uno de sus principales objetivos es la “Transferencia del Conocimiento”, que no es más que la base del lucro corporativo y por tanto de la mercantilización de la universidad. La Universidad genera un conocimiento mediante la investigación que debe transferir a “la sociedad” (entendamos aquí al ámbito privado). Los universitarios estudiamos para poder poner en práctica ese saber mediante investigaciones que puedan tener importancia para el mundo empresarial, así, éste saca beneficio del trabajo ajeno, por no hablar de las condiciones laborales en las que los estudiantes han realizado esa investigación.


Para que cada universidad pueda competir por la financiación privada que fomenta esa transferencia del conocimiento, éstas han de especializarse para poder ser más atractivas, y eso se consigue mediante la creación de los Campus de Excelencia Internacional y mediante los convenios con las empresas, conocidos como cátedras, que proliferan por todas las universidades públicas del estado. Sólo en la universidad de Zaragoza, se crea una cátedra nueva cada dos meses.


Éste es valor social del que hablan, lo social se convierte en mercado, lo social se convierte en rentable.


Como podemos observar el conocimiento se convierte en un producto más que el mundo empresarial, junto con los estados, quiere comercializar. La “economía del conocimiento”, así llaman a este robo.


Una de las entidades que más ha trabajado para la intromisión de la empresa privada en las universidades públicas de todo el mundo es el Banco Santander, mediante la creación en el 2000 de Universia. Esta red de universidades suministra servicios a las universidades y celebrará su XI Junta General de Accionistas en Zaragoza la semana del 9 de mayo. A ella acudirán todos los rectores de las universidades españolas y varios directores generales del Banco Santander, que decidirán los planes estratégicos a seguir a corto plazo para acercar las universidades al mundo empresarial.


Las decisiones que se toman a espaldas de la sociedad y a espaldas de la comunidad educativa están basadas en los principios económicos que vienen impuestos desde instancias tan lejanas como la OMC, el BM y por su puesto la UE con el recién firmado Tratado de Lisboa, que persigue hacer de Europa la región más competitiva del mundo basada en el conocimiento, como la denominan ellos: Sociedad o Economía del Conocimiento. Por tanto, no solo debemos culpar a los empresarios, también a los políticos cómplices que en organismos internacionales toman decisiones que benefician a unos pocos por encima de la población.


No podemos permitir que se salgan con la suya, por ello les decimos:


QUE LA EDUCACIÓN NO SE MERCANTILIZA, QUE LA UNIVERSIDAD NO SE PRIVATIZA Y QUE LOS QUE FORMAMOS PARTE DE ELLA, NO SEREMOS EXPLOTADOS. NO SOIS BIEN RECIBIDOS, NI SE OS QUIERE NI SE OS NECESITA.